El mal aliento de nuestras mascotas es debido a la acumulación de sarro y a la infección de las encías.

Las bacterias acumuladas por la falta de higiene pueden producir la pérdida de los dientes, y hasta problemas oculares e infecciones de las válvulas del corazón.

Las personas, al cepillarnos los dientes eliminamos los restos de comida para así prevenir que las bacterias se multipliquen. Lo mismo ocurre en nuestras mascotas.

Los perros no suelen tener tantas caries como los seres humanos. Pero, a pesar de la vieja sabiduría popular de que la boca de un perro está más limpia que la de un humano, tenemos que cuidar y proteger la boca de nuestras mascotas.

Tener tiempo y constancia para realizar a diario el cepillado es difícil, por ello hay que buscar medios que nos ayuden.

La limpieza dental muchas veces tiene que ser un procedimiento anual con tal de mantener de forma correcta la higiene de la boca de nuestras mascotas.

Canisifelis
Redes sociales