enfemedades viajes mascotas

Llega el verano y lo recibimos como cada año con una de las celebraciones más esperadas para algunos y temidas por otros: ¡La Verbena de San Juan!

Desde Canis i Felis os queremos ayudar a llevar mejor estos días con vuestros animales y es por ello que Conxita Martínez nos dará algunos consejos.

Para entender el porqué del rechazo que manifiestan algunas de nuestras mascotas hacia esa noche hay que pensar en dos factores: el primero es que en la naturaleza, cualquier fenómeno relacionado con un ruido fuerte y estrepitoso indica señal de alerta. Para ellos significa que algo va ocurrir: una fuerte tormenta, un terremoto, un ataque, etc... Por lo tanto se activa la señal de huida para protegerse; y el segundo factor es que el oído de los animales es mucho más sensible que el nuestro y los ruidos les afectan mucho más.

Nuestros perros se comportan de modos diferentes según diversos factores como son, su carácter, lo que han aprendido en su infancia  o a lo que están acostumbrados como rutina normal. Por eso hay algunos que frente a los ruidos de fuegos artificiales no se alteran, otros reaccionan ladrando o de manera agitada y nerviosa como si quisieran “atacar al ruido”, otros se asustan pero controlan la situación y por último están aquellos a quienes les supera el miedo y entran en un estado de pánico que incluso puede llegar a ser peligroso puesto que  pueden reaccionar de manera imprevisible, existen varios casos de animales que han llegado a saltar por la ventana.

Si vuestra mascota pertenece a este último grupo os recomendamos visitar nuestro video sobre el miedo a los petardos  y también el video de youtube del etólogo Jaume Fatjó, experto en conducta animal, en el que explica cómo podemos crear una zona de seguridad para que podamos minimizar la situación. Poner música relajante, estar con ellos, hablarles… ayudará a tranquilizar al animal.

Respecto a los gatos, no hay que olvidar que ellos también lo pasan mal y se asustan con los ruidos, pero a diferencia de los perros tienen la tendencia natural de esconderse y no les vemos manifestar los mismos síntomas de miedo que a los canes. A los felinos es bueno que les dejemos escoger su escondite y no los movamos para reubicarlos en otro si ellos se sienten seguros ahí. Como en los perros, si podemos cerrar ventanas y aislar acústicamente el espacio mejor. Poner música suave y no dejarlos solos en casa es muy importante.

Existen diversos tratamientos con fármacos que nos pueden ayudar a controlar los síntomas de ansiedad por la fobia a los ruidos. Todos ellos deben de acompañarse con otras terapias para obtener unos buenos resultados.

También disponemos de productos nutracéuticos, es decir que no son fármacos, pero que actúan como tranquilizantes naturales para los casos leves. Por último las feromonas apaciguadoras que se usan en forma de difusores o collares pueden ser un complemento muy útil para ayudar a modificar las conductas relacionadas con el miedo.

Si tenéis alguna duda en Canis i Felis estaremos encantados de poderos ayudar.

¡Feliz inicio de verano!

Canisifelis
Redes sociales