enfemedades viajes mascotas

 

 

A veces, notamos que nuestros peludos comienzan a tener problemas para realizar las heces o ya no las realizan con una frecuencia regular. Pues bien, esta imposibilidad de realizar con normalidad las heces es lo que se denomina estreñimiento crónico.

 

El intervalo habitual en un perro o gato para realizar sus deposiciones es de 24 horas: esto quiere decir que lo que come un día, debería defecarlo al día siguiente. En el caso de que nuestro peludo hiciera sus heces cada dos o tres días quiere decir que está padeciendo de estreñimiento crónico. Es importante ser conscientes de esta situación, pues el estreñimiento deriva en problemas digestivos y de salud general. 

 

En los perros, este tipo de patología suele tener una base alimentaria: si ingieren algún tipo de alimento crudo o huesos, estos pueden endurecer las heces y complicar así el transito intestinal. 

 

Durante el tránsito intestinal, el colon absorbe el agua de las hecessi el tránsito es muy lento, esto puede resultar en que las deposiciones se resequen mucho y compliquen así el paso. Ello puede deberse a una ingesta insuficientede fibra, con lo que deberíamos cambiar su dieta y aumentar la aportación de fibra para evitar esta problemática. También puede ocurrir que se genere una hernia perinealque origine una aglomeración de heces justo antes de su salidapor el ano: en este caso, deberíamos operar.

 

En los gatos, sobre todo en gatos persas, siameses y europeos, podemos encontrarnos con el llamado megacolon idiopático: se trata de una enfermedad que provoca que el colon pierda su movilidad normal  y si no se controla: el animal deja de comer, pues no puede defecar. Para evitar esta patología (siempre que no sea un problema propio del colon) debemos darles comida con fibra hidrosoluble, alimentos con más agua(comida húmeda), chequear el funcionamiento del riñón… Cuando el animal padece esta patología el veterinario puede recetarnos aceite de parafina: un aceite mineral que funciona como lubricante del tracto intestinal. Otros medicamentos hacen las heces más blandas para facilitar su salida. Si no responde con la alimentación o la medicación, se debe proceder a la colectomía: la extracción de un pequeño trozo del colon, una cirugía mayor que conlleva sus riesgos.

 

Por todo ello, debemos siempre prestar atención a la frecuencia con la que nuestros peludos realizan las heces para así poder detectar a tiempo estas patología y tratarlas con mayor rapidez, disminuyendo así la problemática.

 

Al visitar nuestro sitio web, acepta que estamos utilizando cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia.