enfemedades viajes mascotas

 

 

 

Cuando se habla de la salud de nuestros peludos, no se suele prestar mucha atención a la boca. No obstante, es crucial reparar en su cuidado, pues una mala higiene puede derivar en problemas realmente graves para su salud, no solo dental, sino general. Por ello, hoy queremos poner nuestra atención en la gingivitis y la periodontitis, dos enfermedades de la encía que debemos tratar a tiempo para evitar problemas mayores.

 

Antes de nada, y para saber cuándo debemos preocuparnos por la salud bucodental de nuestros peludos, debemos tener una idea de cuál es el aspecto general de una encía sana: debe presentar un tejido forme y resistente y el surco entre la encía y el diente debe ser mínimo. Asimismo, el color que debe presentar es un tono cercano al rosa coral, aunque es cierto que en algunos pacientes se pueden percibir ciertas variaciones.

 

La gingivitis presenta una inflamación y enrojecimiento de la encía que está en torno al diente afectado, así como un poco de placa de sarro que recubre el diente. Es importante destacar que, con un tratamiento adecuado (ya sea mediante antibióticos, antiinflamatorios), esta enfermedad puede revertirse y, por tanto, volver a tener una encía sana. Es por ello que debemos estar muy atentos a esta primera etapa, pues un tratamiento a tiempo puede evitarnos problemas mayores como es la periodontitis.

 

La periodontitis presenta tres estados: la temprana, la moderada y la avanzada. La primera de ellas, la temprana, presenta, como la gingivitis, una inflamación de la encía, pero aquí comienza a producir dolor. Además, notaremos que el aliento de nuestro animal comienza a oler mal. Una vez detectado, el veterinario debe de realizarle un tratamiento con antibióticos y analgésicos, así como una limpieza dental profunda. Esto, junto con un cuidado dental en el hogar, puede evitar que la periodontitis avance hasta el siguiente estado, el moderado. 

 

En la periodontitis moderada comienza a ser visible la destrucción de la encía debido a la infección y el sarro. El mal aliento persiste y el dolor, esta vez, puede impedir que nuestro animal coma como lo hace habitualmente. Además, podremos observar que el enrojecimiento de la encía alrededor del diente es mucho más intenso, así como sangrados. El tratamiento veterinario es absolutamente necesario para tratar de contener y paliar el estado dental de nuestro peludo, puesto que, llegados a este punto, la enfermedad es irreversible.

 

Finalmente, la periodontitis avanzada presenta una infección bacteriana crónica, es decir, para siempre, que destruye ya no solo la encía, sino también el diente y el hueso. Es muy importante ser conscientes de que las bacterias pueden estar introduciéndose en todo el cuerpo de nuestro animal a través de la sangre. Esto quiere decir que el problema deja de ser bucodental y puede pasar a generar enfermedades en el corazón, el riñón y el hígado. Además, dado que la encía se ha visto en gran parte destruida, podemos notar que el diente se mueve bastante.

 

La salud bucodental de nuestros animales es muy importante, no sólo para su boca, sino, como habéis visto, para la salud de sus riñones, corazón e hígado. Mantener una limpieza óptima de los dientes es vital para el estado de sus encías y, por ende, de todo su cuerpo: según nos lo indique nuestro veterinario, podemos realizar limpiezas dentales llevadas a cabo por un profesional o realizar una limpieza regular en nuestra casa, siguiendo las pautas del veterinario.

Al visitar nuestro sitio web, acepta que estamos utilizando cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia.