enfemedades viajes mascotas

 

Siempre hemos de estar atentos al peso de nuestros animales, pues es fácil que, casi sin darnos cuenta, pasemos de tener a nuestros compañeros con un peso ideal a que padezcan sobrepeso o, peor, obesidad. Es ésta precisamente la que más nos preocupa, sobre todo, en animales senior, pues puede ocasionarles multitud de problemas de salud, haciendo que disminuyan tanto su esperanza como su calidad de vida. Hoy os vamos a mostrar qué trastornos de salud pueden padecer si aumentan mucho su peso.

 Algunas de las patologías más comunes son las asociadas al sistema respiratorio. La primera de ellas es el colapso traqueal, que se da mayormente en perros de razas pequeñas y que provoca problemas graves en la respiración de nuestros perros, pudiendo ser realmente grave si el colapso alcanza a los bronquios. Otra patología es la parálisis de la laringe que provoca que los músculos que abren las vías respiratorias dejen de funcionar correctamente, pudiendo llegar a obstruirlas, en los casos más extremos.

 Otra de las patologías asociadas a la obesidad son las cardiopulmonares, que afectan al corazón y los pulmones. La más común es la insuficiencia cardíaca congestiva que implica que el corazón no bombea de manera correcta al resto de órganos, pudiendo provocar en nuestro animal cansancio, apatía, problemas de respiración, etc.

 Al aumentar de peso, nuestros huesos y articulaciones se ven afectados y perjudicados por ello. La osteoartritis es una enfermedad que provoca una degeneración del cartílago que une las articulaciones. Esto puede ocasionar que se forme nuevo tejido óseo alrededor de la articulación (osteofitosis)  generando dolor en nuestro animal.

 La obesidad también puede provocar patologías urinarias como los cálculos: en la vejiga de nuestro perro se produce una alta concentración de minerales que van formando cirstales que van creciendo hasta formar los cálculos. Esto les provoca muchísimas molestias y por ello observaremos que intentan orinar pero no pueden, o que orinan de forma frecuente pero en pequeñas cantidades o, incluso, que orinan sangre. A esta patología hemos de sumar la mayor propensión a infecciones del tracto urinario, que suelen dar los mismo síntomas que los ya explicitados para los cálculos, además de incontinencia.

 Finalmente, hemos de hablar de los trastornos metabólicos ocasionados por la obesidad. Entre ellos se encuentra la hiperlipidemia, es decir, un desajuste que provoca la presencia de altos niveles de grasas (lípidos) en la sangre y que suele estar vinculado con niveles altos de colesterol.

La obesidad también puede provocar que nuestro perro genere una resistencia a la insulina, complicando el control de la diabetes. 

Por todo ello, es importante que nuestro animal tenga unos hábitos de vida saludables, siga una dieta equilibrada y que realice a diario ejercicio para prevenir la obesidad y todas las patologías derivadas de ella. Es importante que si observa que su perro está aumentando de peso, consulte con su veterinario para saber qué tipo de alimento es el más adecuado para tratar de rebajarlo y controlarlo.

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

Canisifelis
Redes sociales